lunes, 24 de abril de 2017

egoista

-“eres una cursi egoísta sin remedio” me dijo como si descubriera El mundo en aquella frase, y qué podría decir yo para defenderme si por cima de sus problemas y preocupaciones, yo solo pensaba en mi y en cómo se veía bonito así, frágil, casi tanto como era bonito verlo erguirse con todo ese visual llamativo de aquella silla en la que se sentaba a menudo tan serenamente. Era ahora solo una criatura frente a un vasto mundo.
Yo? Egoísta? Si, si lo era, y aun lo soy, pero cursi? No, esa era una falsa acusación, solo había leído demasiadas poesías y él era solo el niño de turno tras la máscara perfecta, solo un títere de mi egoísmo.
Los días pasarían y aquel visual poco a poco se iría, ya no se sentaría en aquella silla y ya no llamaría mi atención observarlo.
El tiempo pasaría y ya sus problemas no seria oídos por mi, ya no me importaría observar sus debilidades, o como caminaba de un lado de la casa al otro buscando una explicación.
El tiempo pasaría y otros libros llegarían a mi vida, y con estos, otros niños que se ajusten a esa mascara.
Yo, egoísta? Si, y eso no era novedad para nadie, pero no podía acusarme de cursi por querer revivir personajes en rostros reales, por ponerle mascaras a las personas y escribir mi propio libro con ella, por rehacer cuadros de libros adueñándome de momentos.
No, no podía acusarme de cursi, cuando solo era romántica a mis personajes.
No podía acusarme de cursi, cuando todo era egoísmo disfrazado.

No, no podía…

ass: Lilith

No hay comentarios:

Publicar un comentario